Páginas vistas en total

sábado, 23 de agosto de 2008

Diablos de Yare






Fecha de Celebración: Jueves de Corpus Christi
Lugar: San Francisco de Yare (Edo. Miranda)
Motivo: Celebración para reafirmar la presencia de Cristo en el Sacramento de la eucaristía.



Música: La música que apoya la danza e los Diablos de Yare esta fundamentada en dos toques ejecutados por la caja, instrumento principal dentro de la celebración. Las maracas y el libre sonar de los cencerros sirven también como acompañamiento. El toque Corrio es la forma musical que acompaña a los danzantes en su recorrido por las calles, durante la danza que realizan frente a la iglesia y frente a las casas que visitan. El otro toque conocido como la Bomba, tiene carácter reverencial, se ejecuta ante un altar por los capataces o para ellos en señal de respeto.



Vestuario: Los diablos de Yare visten una camisa y un pantalón de color rojo, a los cuales se adhieren cruces de palma bendita, la mayoría lleva puesto un rosario colgado del cuello pegado a la camisa, algunas maracas se pintan con cara de diablos y parecen pequeñas mascaras, El Primer capataz usa una máscara con cuatro cachos que indica su jerarquía, el Segundo y Tercer Capataz llevan en cambio tres cachos en sus mascaras. La capataz representa la mujer del Diablo y se viste también como este, las mujeres que participan en esta festividad, visten faldas y blusas o franelas de color rojo a los cuales adhieren cruces de palma, algunas llevan pañuelos rojos en la cabeza.


Los Diablos danzantes de Yare son una festividad religiosa que se celebra en San Francisco de Yare, Estado Miranda (Venezuela), el día de Corpus Christi, llevada a cabo por las "Sociedades del Santísimo".
Su origen se remonta al
Siglo XVIII, siendo esta la hermandad más antigua del continente Americano. La fraternidad de diablos esta dividida en un orden jerárquico, representado en sus máscaras.
Cada Jueves de corpus christi (9 Jueves después del Jueves Santo) se hace una danza ritual de los llamados diablos danzantes, los cuales visten trajes coloridos (Normalmente completamente de rojo), capas y máscaras de apariencia grotesca, además de adornos como cruces, escapularios, rosarios y otros amuletos.
Los Diablos danzan al son del repique de la caja, un tambor típico. Bailan por las calles del pueblo para luego arrodillarse al unísono frente a la iglesia, permaneciendo postrados en señal de respeto al Santísimo mientras el sacerdote los bendice.
La música y el baile continúan mientras los Diablos -quienes pagan una promesa religiosa al convertirse en demonios de rojas vestiduras y coloridas máscaras- visitan las casas de algunos Diablos difuntos. La celebración termina cuando al final de la tarde suenan las campanas de la iglesia y la hermandad se dispersa hasta el próximo año, cuando volverán a representar este rito donde el bien debe prevalecer sobre el mal.




La Procesión



En esta festividad folklórica se rinde devoción al Santo Patrono San Francisco de Paula, al Santísimo Sacramento y a Jesucristo. La celebración comienza el miércoles con un velorio donde se cantan fulías, recitan décimas, rezan rosarios y salves hasta el amanecer. Al día siguiente -jueves de Corpus- los promeseros vestidos de diablos realizan danzas alrededor de la plaza y se ubican frente a la iglesia.
Una vez finalizada la misa, la
eucaristía es colocada a las puertas de la iglesia y es cuando se establece una especie de lucha entre los diablos y la custodia. Finalmente, los diablos se rinden ante el Santísimo y se arrodillan en señal de sumisión, de esta forma representan la victoria del bien sobre el mal. Los diablos recorren las calles, vestidos de rojo y con máscaras, bailando al ritmo de un corrío y, ya cuando están ante el altar o se rinden en señal de respeto, bailan a ritmo de bamba, que es un toque más reverencial.

1 comentario:

gabriel farias dijo...

gracias tio me gusto mucho ya no sacare mala nota en mi prueba (tia)