Páginas vistas en total

domingo, 24 de agosto de 2008

SANTOS Y PATRONOS


No hay duda que San Benito, San Antonio, San Juan y San Pedro son los santos más populares de todo el panteón católico y los guardianes supremos de las fiestas rituales tradicionales de mayor arraigo en Venezuela. Estos cuatros líderes de la iglesia desembarcaron en América junto con las devociones ritos y costumbres de los conquistadores europeos y en las sociedades del Nuevo Mundo sus respectivas fiestas se arraigaron al mestizarse con los aportes indígenas y negro-africanos. Algunos de ellos prescindieron – en tiempos de esclavitud- cofradías conformadas por negros y mulatos, mientras otros se hicieron líderes espirituales de poblados con mayoría de negros esclavos o sus descendientes. De allí que muchas de sus fiestas estén cargadas de ritmicidad, tambores y embriaguez energética y en todas ellas se cultive una mezcla de fe religiosa con creencias mágicas y artes adivinatorias junto a un trato casi fetichista y humanizado del santo.
Por eso los Larenses celebran con sones de negro o Tamunangue al Negro Antonio, mientras el santo negro, San Benito de Palermo, extiende su culto desde el Zulia, donde se festeja al ritmo de tambores chimbángueles, hasta Trujillo, para alcanzar luego las alturas merideñas donde los giros tejen y destejen el Palo de Cinta.
San Juan Bautista por su parte, se convierte en el gran protector de los bailes de tambor en una basta área geográfica de Venezuela que comprende las costas y los valles cálidos del centro y otras regiones mas alejadas, y finalmente los parranderos festejan a San Pedro en Guatire y en Guarenas en el estado Miranda, por haber salvado este milagrosamente a una niña, hija de una negra esclava, de una mortal enfermedad.
También los indígenas halaron hacia sus creencias algunas fiestas del calendario festivo religioso, Las Turas celebración en honor a la cosecha del maíz y el Akaatompo, el rito de los Kariñas para reencontrarse con sus muertos fueron hechas coincidir con el calendario católico a manera de darle continuidad en la memoria colectiva.